Plan de Salvación

Si yo le preguntara a usted: ¿Qué piensa de sí mismo?, posiblemente me respondería alguna de estas cosas: No soy tan malo, soy más o menos bueno, soy malo pero hay peores que yo, etc.
Pero no importa que piense usted de sí mismo, sino ¿qué piensa Dios de usted y de mí? Porque es Dios quien va a juzgar un día a cada persona.

  • Hebreos 9:27 “Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio.”

Por lo tanto es muy importante que usted sepa lo que Dios dice de usted, y a continuación lo sabrá:

  • Romanos 3:10 “Como está escrito, no hay justo, ni aún uno”
  • Romanos 3:23 “Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios.”
  • 1 Juan 3:4 “Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley.”
  • Romanos 6:23a “Porque la paga del pecado es muerte…”
  • Romanos 3:20a “Ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él”

Si usted ha pecado alguna vez, mece ser condenado en el infierno porque Dios es justo y usted debe pagar por su pecado “…porque yo no justificaré al pecador…” Éxodo 23:7

  • Ezequiel 18:4 “He aquí que todas las almas son mías; como el alma del padre, así el alma del hijo es mía; el alma que pecare esa morirá”.

Si usted es pecador, usted está condenado. No puede hacer nada en sus propias fuerzas para cambiar su estado lega. Lo única opción es que Dios le perdone y le declare justo, pero eso no puede ser sin que nadie pague por su pecado. Por eso es que la única forma de que Dios le declara justo es por medio de Jesucristo.

  • Romanos 3:25 “A quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, en su paciencia, los pecados pasados.”
  • Romanos 3:26 “Con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús”

Dios ofrece la única solución para su gran problema espiritual, la cual es aceptar la justicia de Cristo.

  • 2 Corintios 5:21 “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él”

Puesto que todos hemos pecado y estamos sin posibilidades de salvarnos, Dios ofreció a su Hijo Jesucristo en nuestro lugar.

  • Isaías 53:3 “Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos”
  • Isaías 53:5 “Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.”

Por causa del pecado que nos condena, lo único que Dios acepta de nosotros es arrepentimiento de nuestros pecados y fe en Jesucristo.

  • Marcos 1:15 “Diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio

Arrepentimiento es desear apartarse del pecado y fe es desear acercare a Dios.

  • Hechos 3:19 “Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio.”

Dios no le pide que pertenezca a una iglesia para ser salvo. Dios no pide que uno cumpla la ley para ser salvo. Dios no pide que uno sea perfecto para ser salvo. Dios pide arrepentimiento y fe para ser salvo.

  • Hechos 20:21 “Testificando a judíos y a gentiles acerca del arrepentimiento para con Dios, y de la en nuestro Señor Jesucristo.”

Si usted se arrepiente, entonces estará dispuesto a dejar su pecado y a vivir para Cristo.
Si usted no se arrepiente, usted no tiene otra opción de ser salvo, porque lo único que Dios acepta es arrepentimiento y fe.

  • Ezequiel 33:9 “Y si tú avisares al impío de su camino para que se aparte de él, y él no se apartare de su camino, él morirá por su pecado, pero tú libraste tu vida”

Dios ha hecho todo por ti, porque tú no puedes hacer nada sin él. Dios ha dado por ti, porque tú no tienes nada sin él. Dios te hace una invitación a que te arrepientas de tus pecados y que pongas toda tu confianza en él. Si has entendido tu condición de pecador, si quieres aceptar la oportunidad de perdón y decides tomar una decisión de confiar en el Señor.
Debes preguntarte: ¿Cómo voy a responder?

  • Romanos 10:9 “Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo”.
  • Romanos 10:10 “Porque con el corazón se cree para justicia, pero con l boca se confiesa para salvación.”

Si has creído en este mensaje de la Palabra de Dios, pide con tus propias palabras perdón tus pecados, y arrepiéntete pidiéndole que venga a vivir en tu corazón.